Bienvenidos al Blog Verdad Cubana.....Autora Idania Pupo Freyre..... Desde Ciego de Ávila, Cuba.....Conozca las últimas entradas de este blog.....Incrementa Cuba formación de recursos humanos en angiología.....Garantiza Ciego de Ávila servicios de hemodiálisis.....Los abusos ocultos tras un antiviral.....CUBA CONDENA AGRESIÓN ISRAELÍ A PALESTINA .....Declaración de La Unión Árabe de Cuba Filial Ciego de Ávila ..... Gracias por su visita.


martes, julio 26, 2011

EL 26 SÍ ES DE PIÑA

Por: MELISSA CORDERO

No es la mera contemplación de los impávidos, ni unos brazos cruzados dándole de comer a los obstáculos. En Ciego de Ávila no se respiran calmas, y nadie es capaz de dormir bajo techos con paisajes de carcomas. No es así. No lo hacen. Entonces se levantan unos luceros de color azul, y van alimentándose, mientras cae la calma, de un andén eterno que le abre las manos a todos los que se propongan ser como ellos.
Ciego no despierta, porque no duerme. Y la ciudad entera es una mezcla de júbilo y compromiso, de rodillas cayendo en cada esquina, porque el honor de los héroes del 26 de julio pesa demasiado; y cuando un pueblo carga sobre los hombros el juramento de una sede, no puede hacer menos sino crecerse, en el justo momento que el pecho entero se le ensancha. Y lo saben: quedará grabado, para siempre, en la piel, el nombre sagrado de cada protagonista de 1953.
Ciego se disfruta, se absorbe la intensidad de las miradas, y uno se da cuenta del significado de la historia. Y uno descubre a una directora que dona las salas de su Museo de Arte, que lega el espacio de sus Napoleones y sus vajillas de plata, para garantizar la gala en homenaje a los 58 años del asalto a los cuarteles. O también encuentra a una gran dama del periodismo que se inquieta a toda hora, y que no le permite al sol alejarse de su tierra sin antes destellar todos los espacios. O una sala donde no cabe tanta vida, y van de batas blancas, salvando a infantes que no superaron las 3 libras al nacer.
Ciego te hace entender, uno entiende por qué la piña, y cuando doblas las esquinas encuentras otros porqués. Se hace difícil ver los detalles disonantes: o no existen, o ellos los están vistiendo también de rojo y negro. Y cuando caminas sobre los pasos de los años, adviertes que Ciego estará a pesar de las tormentas. No puede ser menos.
Ciego es de verdad, es frescura en los colores de los edificios, en las banderas y en los letreros que invadieron en tsunami imparable cada orificio de los poros. Ciego no cierra los ojos, pero tú tampoco lo hagas, entonces percibirás los rasgos que la hacen diferente: lo mismo puede ser la extensa gama de buenas ofertas a lo largo del Bulevar, que una Turbina salvada a golpe de ingenios y transformada en el parque de la ciudad.
Ciego es de verdad. Y el 26 sí es de piña.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...