Padre no es cualquiera

Bienvenidos al Blog Verdad Cubana.....Autora Idania Pupo Freyre..... Desde Ciego de Ávila, Cuba.....Conozca las últimas entradas de este blog..... NOLBET REGRESA A LA VIDA...EL BUEN CAMINAR DEPENDE DE UNOS PIES SANOS.....REGRESAN LAS MARIPOSAS.....Denis Castillo: de Tigre a León .....VOY A HACER PÚBLICA UNA CONFESIÓN ..... Gracias por su visita.


jueves, julio 19, 2018

DENIS CASTILLO: DE TIGRE A LEÓN



Su estatura y corpulencia impresionan. La placidez de su rostro inspira nobleza de carácter, pero su comportamiento ante pruebas difíciles impuestas por la vida, corroboran que él es un hombre que sabe crecerse para luchar por lo que quiere.

Él se llama Denis Castillo Monederos. Nació en el hospital de Morón el 25 de marzo 1994, pero siempre ha vivido en Pina, municipio de Ciro Redondo, Ciego de Ávila, y procede de una familia, en la cual no hay más peloteros ni atletas de ninguna disciplina.
Empezó a jugar béisbol desde la categoría 7-8 años, aunque también lo incluían en otras superiores porque era un niño alto y fuerte que aparentaba más edad.

Su etapa escolar fue de buen rendimiento para él: en la categoría 9-10 años hizo el equipo de Cuba que fue al certamen Criollitos, en Venezuela, además, estuvo en la preselección nacional  de15-16, la juvenil y la de menores de 23 años.

Su historia en el béisbol comenzó desde muy pequeño, cuando  se desempeñaba en la primera base y como receptor, pero ya en su etapa juvenil cambió su posición.

¿Por qué haces un cambio tan radical?


“Yo soñaba con hacer el equipo de Ciego de Ávila en Series Nacionales, pero sabía que me era difícil porque estaban Danny Miranda, Yorelvys Charles y otros en esas posiciones y en plenitud de facultades. Yo tiraba envíos de hasta 90 millas y por esas razones me dediqué al pitcheo, que luego me cautivó”, dice el espigado pelotero.

“Observaba mucho a Vladimir  García por su velocidad e imitaba su técnica y su pensamiento táctico”.

En su primera incursión en Series Nacionales, en la número 53, le fue tan bien que discutió la categoría del novato del año con tres victorias e igual cantidad de juegos salvados. 

Su amor por Los Tigres es más que obvio. Con Ciego de Ávila vistió su primer uniforme de equipo grande, fue a Series Nacionales y hasta conoció la emoción de coronorase campeón de Cuba, en dos oportunidades.

¿Cómo y por qué se produjo su traslado a Industriales?

“Previo a la 56 Serie Nacional hago un buen entrenamiento, incluyendo la preparación especial en las arenas de Cayo Coco; me siento seguro en el equipo de Ciego de Ávila, pues, además, ya estaba en el staf de abridores, pero en cuando hacen el anuncio de la conformación del equipo, en una reunión en la cual yo participe, van mencionando el nombre de cada pelotero y al terminar me quedo perplejo porque yo no fui mencionado".


“Quise cerciorarme por si había una omisión involuntaria, pregunto y me ratifican que no integro el equipo, pero no me  exponen la causa; vuelvo a preguntar si me darían la carta de baja y traslado para otro seleccionado que me admita y me dicen que sí”, relata Denis, quien no puede ocultar todavía el dolor por su exclusión.

Es de imaginar la frustración que sintió el joven pelotero, que sigue el relato de aquel momento tan triste.


¿Cuál fue tu siguiente reacción?

“Salí de aquel local destrozado. Me monté en mi moto para regresar ya definitivo a mi casa en Pina, casi ni veía la carretera de la angustia que tenía. Al llegar digo la mala noticia y me abrazó a llorar con mi madre quien reacciona y me dice “tranquilo que alguien en Cuba te tiene que querer te en su equipo”.


“Ella buscó la guía telefónica y encontramos el número de Carlos Tabares, habló con él, le explico y me dice que se lo dirá a José Eloseguí, entrenador de pitcheo, que a su vez me confiesa que les haría falta un lanzador como yo, pero que él no decidía mi inclusión, que consultara con Víctor Mesa y me da su número telefónico”. 

Denis continúa con su historia, a manera de telenovela.

“Logro hablar con Víctor y le digo que yo soy el lanzador que le rompió una racha de 36 victorias consecutivas y que estoy excluido del conjunto de Ciego de Ávila, pero con la carta de traslado autorizada y que quería probar suerte con Industriales”.

¿Cómo reaccionó Víctor Mesa ante tu petición?

“Él sólo quiso saber si yo me había lesionado y si estaba en La Habana; al decirle que no, me responde que me puede dar sólo una oportunidad que consistía en estar al otro día en el estadio Latinoamericano para probarme”.

De inmediato Denis busca  transportes para ir de Pina a La Habana y temprano en la mañana habla personalmente con Víctor Mesa, quien tajantemente le dice que en un juego de confrontación él tenía que lanzar una sola entrada, pero que todos los envíos debían estar en 88 millas de velocidad o más…difícil para el avileño que por esos días no llegaba a la cifra requerida.

“Sabía que esa era mi última oportunidad, al otra día iban a anunciar oficialmente el equipo, entonces me subí al box del  gigantesco estadio habanero con tremendo sentimiento de soledad; respiro fuerte, me sobrepongo y logro retirar a los tres bateadores de forma consecutiva y tirar todo los lanzamientos por encima de 88 millas. Más que con el brazó, lancé con el corazón”

Contarlo ahora es fácil pero mucho control de sentimientos y emociones tuvo Denis para lograrlo. Al terminar Víctor Mesa le dice:

“Tranquilo guajiro que eres mi tercer abridor" y él  le responde: "tranquilo profe que no le voy a fallar”

El pacto había quedado sellado. Lo demás fue entrenar fuerte y tratar de adaptarse a residir en La Habana, sin la familia que tanto lo apoya, con nuevos compañeros de equipo y sobre todo: un traje y un número que no eran los que Denis usó y amó siempre. Ni siquiera fue él quien escogió el 61 que ahora luce en su espalda.

“Fui el lanzador mejor de la primera vuelta del calendario, con Promedio de carreras limpias de 1,33;  cuatro victorias y cero derrotas, y líder de lechadas en el campeonato”, afirma Denis, quien tiró tres blanqueadas consecutivas, 19 entradas al hilo  sin permitir carreras. Llegó a participar en el Juego de las Estrellas. 

¿Cómo fue lo de la lechada que propinas a tus Tigres en la Serie pasada, ya vistiendo el uniforme de los Industriales?

“No tenía sentimiento de venganza, ni enseñamiento. Yo quiero a ese equipo con el cual debuté en el béisbol grande de Cuba y fui campeón nacional dos veces, sólo que estaba muy ajustado por esos días, también había dado nueve ceros a Pinar del Río y a Santiago de Cuba. Yo sólo quería demostrar mi calidad”.

El duelo que se proponían era feroz, él enfrentaba a bateadores que lo conocían muy bien, sabían de sus virtudes y defectos en el pitcheo y Denis tenía registrado en su mente las zonas débiles de cada bateador avileño y los lanzamientos sobre los cuales conectan con facilidad. No se podía equivocar.

La prensa describió así la actuación de Castillo en aquel juego: “El ahora industrialista caminó el trayecto completo, las nueve entradas, en las que ponchó a tres bateadores, soportó cinco indiscutibles, no regaló boletos, ningún corredor le llegó a la antesala y no le conectaron extrabases. Los únicos episodios con complicaciones fueron los dos primeros, de ahí en adelante, caminó la ruta de manera impecable y cinco entradas las retiró a ritmo de conga”.

Castillo aborda el tema con mucho sentimiento: “Cuando salí al box los aficionados avileños que estaban en el estadio me gritaban ´traidor´ y otras ofensas. No fui yo quien quiso irse de Los Tigres, fue que me excluyeron y no me dijeron nunca la razón. Yo tengo derecho a seguir jugando béisbol y no me quedó otra alternativa que buscar un equipo en el cual yo pudiera encajar y defender su causa con todas mis fuerzas. Al final del juego hasta me aplaudieron, es quienes estaban allí aquella tarde no conocen esta historia, por eso no los culpo”.

Cambio de equipo y de entrenadores ¿sientes que has mejorado en algo tu sistema de pitcheo?

"Sí, tengo más control, amplié mi repertorio, ahora tiro recta, curva, cambio, slider, sinker y tengo velocidad promedio de 89 millas".

¿Por qué no estás en la pre nómina anunciada de Industriales para la 58 Serie Nacional?

Yo me incorporé desde el primer día al entrenamiento en La Habana y el 19 de mayo me levanté con dolores abdominales y vómitos,  fui a policlínico cercano al estadio, en La Habana, desde donde me remitieron a un hospital, allí me hicieron distintos tipos de pruebas y diagnosticaron  apendicitis, de ahí para el quirófano  y a media tarde estaba operado de urgencia”.


"Ya he pasado mi periodo de reposo, he hablado con el nuevo mentor de Industriales Rey Vicente Anglada, quien me aseguró que estaría en la nómina de los azules, así que espero el día 23 incorporarme en La Habana a la fase final de la preparación".


“Reconozco que he perdido tiempo de entrenamiento y que eso me afecta, pero pondré todo mi empeño en recuperarme y aportar algunas victorias a Industriales. No creo que inicie la Serie Nacional en agosto de abridor, pero mis entrenadores y el director sabrán cómo manejar esta situación”.

Denis, quien un día fue Tigre y hasta disfrutó de en dos oportunidades de ser campeón en el mayor espectáculo de Cuba, pasó a vestirse de azul, de León, y no por su voluntad, si no por decisión de otros, quienes nunca le han explicado el motivo. 

Entonces su mamá, Tania Monederos, su principal fan y guía, se vio obligada a eliminar la imagen de un tigre que tenía en la fachada de su casa en Pina, y sustituirlo por el rótulo de Industriales, porque más que ser un felino u otro, Denis Castillo es un lanzador que no quiere abandonar sus sueños, su amor, su pasión: el béisbol.

Por: Idania Pupo Freyre


Castillo viste el uniforme de Idustriales
Denis Castillo fue campeón de Cuba dos veces con Ciego de Ávila

La placidez de su rostro inspira nobleza de carácter
Su mamá pinta la fachada de la casa con el rótulo de Industriales y su número
Denis es operado de urgencia y lo acompaña su mentor Víctor Mesa
Su estatura y corpulencia impresionan

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...