Bienvenidos al Blog Verdad Cubana.....Autora Idania Pupo Freyre..... Desde Ciego de Ávila, Cuba.....Conozca las últimas entradas de este blog.....Incrementa Cuba formación de recursos humanos en angiología.....Garantiza Ciego de Ávila servicios de hemodiálisis.....Los abusos ocultos tras un antiviral.....CUBA CONDENA AGRESIÓN ISRAELÍ A PALESTINA .....Declaración de La Unión Árabe de Cuba Filial Ciego de Ávila ..... Gracias por su visita.


jueves, mayo 19, 2016

YUMIL, LA NOVIA DE LA MEDICINA COMUNITARIA

La vocación de servicio a personas necesitadas convierte a quienes la ejercen en seres de superior magnitud y así valoro yo a mi Médico de Familia, la doctora Yumil Nerey González.
 
Hace tiempo la observo, en sus consultas, en las guardias, en su trabajo de terreno, con tanta responsabilidad, pero igual disposición de atender a los enfermos en lo profesional y lo humano.

Es de esos médicos que se nos convierten en familiares muy queridos porque siempre nos ayudan cuando tenemos la más sensible pérdida que sufre el ser humano: la salud.

 Ante el más ligero o complicado padecimiento, ahí está Yumil con su profesionalidad y cariño para enfrentar investigaciones clínicas y tratamientos que nos restablezcan el funcionamiento normal de nuestro organismo.


Ella nació para la Medicina y la Medicina encontró en Yumil, un valuarte.
Desde que se graduó en 1996 en la Facultad de Ciencias Médicas de Ciego de Ávila no ha parado de trabajar. Cumplió 3 años de Servicio social en Velasco y la cooperativa agropecuaria San Isidro, en el municipio de Primero de Enero.

En 1999 regresa a la capital provincial y labora desde entonces en el policlínico Sur, donde conjugó su labor asistencial con el estudio de la especialidad de Medicina General Integral, la cual terminó en el año 2002.

—El 23 octubre 2003 viajo a Venezuela para trabajar como cooperante de la Salud; allá estuve en Ciudad Bolívar en la atención a los residentes en barrios periféricos de mucha pobreza. Regresé en marzo del 2007 con experiencias útiles para mi posterior etapa de trabajo— cuenta la joven doctora.

—Allí pude tratar enfermedades que había estudiado pero no las había visto en Cuba como la fiebre amarilla, niños desnutridos, malformaciones congénitas y otras tantas.

LA DOCTORA DEL BARRIO

Todas las mañanas Yumil hace terreno de lunes a viernes y se le ve visitando las casas de su área de Médico de Familia. Por las tardes está en su consultorio atendiendo con paciencia y cariño a los enfermos que lo requieren y pueden visitar su remozado local que se localiza casi frente a la Estación de Ferrocarril de la ciudad.
Además, apoya las visitas de interconsultas de especialistas en Medicina General, Pediatría y Obstetricia y Ginecología.


En el Consultorio 17 del Policlínico Sur la doctora Nerey atiende a mil 111 pacientes, de cinco manzanas del área sur de la ciudad. Está atenta a las embarazadas, recién nacidos, personas con enfermedades crónicas, ancianos encamados y quien la necesite en su área de trabajo.

Es responsable de la captación precoz del embarazo, las distintas campañas de vacunación, las pruebas citológicas, las donaciones de sangre y otras dinámicas de trabajo, además de hacer unas 5 guardias al mes de noche— madrugada y domingos. 

—Amo la Medicina Comunitaria. También me gusta la Oncología, la Geriatría…vivo esa cercanía con los enfermos que me necesitan y se que agradecen mi trabajo. Eso me da una gran satisfacción.

Dedica mucho tiempo a su trabajo…se levanta temprano en la mañana para dejar adelantados los deberes hogareños y ocupa espacios de la noche para hacer la documentación exigida, como informes, actualización de historias clínicas y otros deberes, sin dejar de estudiar y revisar casos y tratamientos para su actualización profesional.



También atiende a su hija Laura, de 7 años y su esposo, quienes la apoyan para que ella pueda cumplir con todas sus labores.

Ve novelas de la televisión, transmisiones de deportes, noticieros y programas recreativos. Le gusta el béisbol y es seguidora de los Tigres, a quienes aplaude en sus visitas al estadio.

En su ánimo de superación cursó una Maestría de Enfermedades Infectocontagiosas y comenzó un diplomado de Oncológica

—Me siento satisfecha con mi profesión y mi desempeño cotidiano. No cambio está profesión por ninguna otra, dice con firmeza.



Por todas estas cosas yo veo a la doctora Yumil como una especie de novia de la Medicina Comunitaria, amorosa, fiel, entregada y muy reconocida por sus pacientes.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...