UNA NUEVA BIOLOGA PARA CIEGO DE AVILA

Bienvenidos al Blog Verdad Cubana.....Autora Idania Pupo Freyre..... Desde Ciego de Ávila, Cuba.....Conozca las últimas entradas de este blog..........EL RECLAMO DE DAISY PULIDO EN GRUA NUEVA.....Ciego de Ávila historias de un boulevar..... Gracias por su visita. javascript:void(0)

domingo, diciembre 02, 2007

DÍA DE LA MEDICINA LATINOAMERICANA

Por IDANIA PUPO FREYRE

Una marcada vocación de servicio a la humanidad es el sentimiento que mueve a quienes se dedican a la noble profesión de trabajadores del sector de la medicina.

En distintas especialidades: médicos, enfermeros, laboratoristas, técnicos…, son imprescindibles en la sociedad para dotarla de bienestar y felicidad.


Los encargados de restablecer y preservar el más preciado tesoro que posee el hombre: la salud, tienen el privilegio y el compromiso de estar más cerca del ser humano.

La mayoría de ellos viste de blanco impecable, aunque a veces andan de verde o azul claro, si son quirúrgicos o intensivistas, pero más que su investidura es el instinto de auxilio y ayuda el que los hace laborar de noche y de día, cualquier día de la semana, fechas festivas o luctuosas, bajo ciclones, intenso calor o frío.

Siempre imprescindibles, están con igual utilidad en las salas de hospitales, los dispensarios de policlínicos, consultorios del médicos de la familia, casas maternas y de abuelos, escuelas, fábricas, círculos infantiles, aeropuertos....

Su rango de acción toca a toda la sociedad, pues son necesarios en la atención al enfermo hospitalizado y al ambulatorio, al que requiere de una cirugía, en las campañas de vacunación, los pesquisajes preventivos de enfermedades, o de casa en casa en funciones de terreno a pacientes crónicos o encamados.

Especialistas de cualquier rama de la salud, nunca se retiran, porque aún cuando pasan a su jubilación, siguen prestando su servicio a familiares, vecinos y amigos. Es una especie de sacerdocio para toda la vida.

Pasan horas y horas junto a los pacientes, lo mismo para ejecutar los tratamientos prescriptos, vigilar sus reacciones, estado y evolución, que para asistir múltiples necesidad del enfermo y sus familiares.

Destacan en la atención a heridos en las guerras, a damnificados en los desastres naturales, a lesionados en accidentes y catástrofes..., mientras mayor es el riesgo y la necesidad, más se crecen. El dolor de otros no les es ajeno.

El personal médico cubano ha demostrado al mundo su esencia internacionalista, cuando miles y miles han llevado la asistencia médica a lo alto del Himalaya, a la selva, a comunidades indígenas, a ciudades y poblaciones, en situaciones de paz o guerra, bajo intenso frío, en tareas de ayuda tras sismos y catástrofes naturales, en cualquier lugar de la geografía que se le necesite.

Cada 3 de diciembre se celebra el Día de la Medicina Latinoamericana, para homenajear al sector, coincidiendo con el natalicio del sabio cubano Carlos Juan Finlay y Barrés, nacido en Camagüey, en 1833, quien descubrió del agente transmisor de la fiebre amarilla.

Decididamente no hay obra mayor que la que se involucra con la salud y la vida de las personas, es por eso que quienes ejercen con eficiencia y conciencia las distintas especialidades médicas, están en un escalón alto de la dignidad humana.